Volviendo… a las andadas

Somos Jerez nace en el último cuarto del año 2014, como candidatura a las elecciones al Consejo Ciudadano de Podemos Jerez. Puso en contacto y permitió trabajar juntas a distintas sensibilidades que se mantenían alejadas de las dos “corrientes” principales que surgieron tras Vistalegre. Somos Jerez se mantenía -y se mantiene- alejada de las tesis y métodos tanto de Anticapitalistas como de las de Claro que Podemos.

A día de hoy ni siquiera todos los integrantes de Somos Jerez permanecen como inscritos en Podemos. Aunque algunos si, otros se han integrado en otros partidos y otros se mantienen alejados de la política institucional. Pero todos coinciden en que Podemos ha sido un revulsivo en la política nacional, un catalizador imprescindible de las propuestas ciudadanas y de la indignación popular. Es necesario que Podemos permanezca, en eso coincidimos todos, también coincidimos en que el Podemos que debería permanecer es el que ilusionó y aprovechó las sinergias de tanta gente, el Podemos que, de alguna manera, quedó huérfano cuando cristalizaron las tendencias o corrientes nombradas anteriormente.

Todavía a día de hoy consideramos que cometimos muchos errores, la mayor parte de ellos fruto de nuestra inexperiencia política. No fuimos capaces de buscar apoyos externos o coordinar nuestra actuación con otros grupos, ni fuimos certeros en nuestro diagnóstico de la situación interna, o sus conexiones con el exterior del partido.

Las corrientes, los movimientos, las tendencias, formales o informales, proporcionan identidad (interna y externa), facilitan la comunicación, la cooperación y permiten aprovechar sinergias, aunando esfuerzos en aras de objetivos comunes. Permiten ser identificado como parte de algo mayor y establecer canales de comunicación e interlocución. Estamos convencidos que, al igual que nosotros mismos, hay otras personas, dentro y fuera de Podemos, dentro y fuera de Jerez que comparten con nosotros lo que, creemos, nos define.

Nos gusta pensar que somos una propuesta “ciudadana”, en contraste a otros grupos que se vanaglorian de su carácter “activista” incluso considerando que algunos de nosotros participan o han participado de modo activo en organizaciones sin ánimo de lucro. Igualmente negamos el sentido absoluto e imperativo de etiquetas como “izquierda” o “derecha” en tanto en cuanto dividen, disgregan, separan. Para nosotros lo importante no es lo que nos separa sino lo que nos une, que necesitamos sacudirnos a los de “arriba”.

En otras palabras, somos gente corriente que no quiere hacer una revolución, sino recuperar sus derechos. La utopía debe marcar el camino, pero las metas son mas cercanas (derechos humanos, corrupción, vivienda transparencia, empleo…) cuando hayamos recuperado lo que nos han robado, cuando hayamos expulsado a los corruptos, cuando aseguremos un futuro a nuestros hijos, entonces dedicaremos nuestras fuerzas a la utopía social.